Ten el derecho exclusivo de tu propia idea

Paralelamente al desarrollo económico, en el siglo XIX se empezó a legislar sobre el derecho de propiedad industrial e intelectual. Como creador, has de poder defender tu obra y recibir una compensación si alguien se beneficia de su uso, y las patentes cumplen con esa función. Si quieres registrar patentes en Lidermark, te podemos dar algunas claves.

En primer lugar, tienes que tener claro lo que vas a patentar y, para no perder el tiempo y el dinero, tener una idea aproximada de que, efectivamente, este invento no ha sido registrado con anterioridad. Te sorprenderías si supieras la cantidad de inventos que, por desidia, no han dado ningún beneficio a su creador.

Patentar un producto

Es importante que tengas en cuenta la importancia de diferenciar un registro de marca de una patente. En el primer caso, suele ser la empresa la que da de alta un nombre comercial y, salvo que no se renueve en tiempo y forma, la vigencia de la misma es indefinida. En cambio, las patentes son finitas en el tiempo y tienen la función de proteger una invención o prototipo industrial.

Las patentes pueden ser registradas por particulares y empresas. En el Reino de España, la duración estándar de las mismas es de 20 años, aunque habrá variaciones en función del tipo de producto, teniendo en cuenta que los alimentos y productos químicos no son objeto de protección. En el caso de los modelos de utilidad, la protección se acorta a los 10 años.

La legislación marco es la Ley 24/2015 de Patentes, que regula el ámbito de aplicación de las mismas y que sustituye a la antigua Ley de Propiedad Intelectual. Se han incluido nuevas casuísticas, aunque, en lo esencial, mantiene el mismo espíritu que la anterior.

Organismos reguladores

En España, existe la Oficina Española de Patentes y Marcas, donde hay que enviar toda la documentación necesaria para realizar tu solicitud. Por otra parte, la Oficina Europea de Patentes permite conseguir la llamada Patente Comunitaria, para todo el territorio europeo.

Por otra parte, y en el caso de que necesites patentar un producto en otro país, existen organismos globales como la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual. Aunque te vas a encontrar variaciones en función del Estado, se tiende cada vez más a la homogeneización de plazos y procedimientos.

Qué puedo patentar

Lo cierto es que se puede patentar cualquier diseño industrial o modelo de utilidad, siempre y cuando el organismo verifique que no ha sido registrado con anterioridad. La tendencia en la actualidad es que varias grandes empresas patenten a nivel mundial varios inventos como medida preventiva.

En consecuencia, tendrás que realizar tu solicitud ante la oficina correspondiente y, además, abonar las tasas que toquen en función de cada caso.

Conclusión

En una economía donde el conocimiento es poder, patentar tu idea es la garantía de que vas a recibir una retribución por tu esfuerzo intelectual. Lidermark te puede gestionar todo el proceso de principio a fin, tanto para las patentes nacionales como internacionales.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*