cavitación y radiofrecuencia

Por qué se habla de cavitación y radiofrecuencia de manera conjunta

Si quieres deshacerte de la grasa y mejorar tu figura, la cavitación y la radiofrecuencia serán tus mejores aliadas.

Sin duda, los tratamientos más reclamados en las clínicas de medicina estética hoy en día son la cavitación y radiofrecuencia. Dos tratamientos que actuando juntos, van a conseguir deshacerse de la grasa localizada en tu cuerpo, así como moldear tu figura permitiéndote disfrutar de una silueta totalmente renovada.

Es habitual, ya sea por el paso de los años, por no seguir una dieta alimenticia saludable o simplemente por unos malos hábitos, que comience a aparecer celulitis y grasa acumulada en diferentes zonas de nuestro cuerpo.

Y aquí es cuando la gran mayoría piensa en someterse a algún tratamiento que le permita deshacerse de esos acúmulos de grasa, de la celulitis, y de paso disfrutar de una figura rejuvenecida.

Aquí aparecen dos tratamientos que destacan por encima del resto y que se han convertido en el mayor reclamo en la mayoría de centros de medicina estética. Se trata de la cavitación y radiofrecuencia.

Ninguno de ellos precisa de cirugía y tampoco tienen un precio demasiado elevado, factores fundamentales para que mucha gente haya optado por dar el paso y someterse a alguno de estos efectivos tratamientos, o a los dos.

Cavitación

La cavitación es un tratamiento que se ha especializado en deshacer la grasa localizada en diferentes zonas del cuerpo de una persona, por medio de la tecnología de ultrasonidos de baja intensidad, que se encarga de romper las membranas que almacenan la grasa y que ésta sea expulsada por la orina y por las heces, de forma totalmente natural.

Recuerda que no precisa de cirugía y que es un tratamiento totalmente indoloro.

radiofrecuencia y cavitacion

Lo mejor de la cavitación es que ofrece resultados casi desde la primera sesión, lo cual es importante para motivar al paciente. Eso sí, debes tener en cuenta que la cavitación no hace milagros, por lo que si sufres de un sobrepeso excesivo, es posible que no acabes satisfecha con los resultados.

Radiofrecuencia

Mientras que la cavitación se centra en acabar con el exceso de grasa en el cuerpo, la radiofrecuencia trata de acabar con la flacidez de la piel. Es un tratamiento que actúa directamente sobre la piel a través de ondas electromagnéticas de alta frecuencia.

Estas ondas, que resultan totalmente indoloras, calientan las diferentes capas de la piel con el objetivo de conseguir una mayor elasticidad de los tejidos y así presumir de una piel mucho más tersa.

Los resultados suelen tardar en aparecer algo más que en la cavitación, pues hasta que aproximadamente no pase un mes tras la primera sesión, no comienzan a apreciarse cambios significativos.

Además, la radiofrecuencia es buena para la celulitis, más eficaz que otros tratamientos ya que puede penetras a mayor profundidad en la piel.

¿Es recomendable combinarlos?

Sin duda, si se dispone de las condiciones y de los recursos necesarios, la combinación de estos dos tratamientos es más que recomendable. Es la manera perfecta de acabar con la grasa acumulada en tu cuerpo, y asegurar que no se te va a quedar una piel flácida tras acabar el tratamiento.

Lo ideal sería comenzar con la cavitación para eliminar la grasa, y una vez hayas terminado con el tratamiento, comenzar con la radiofrecuencia para volver a recuperar la tenacidad y la tersura de la piel trabajada. Es importante no variar el orden, ya que la piel se vuelve flácida tras la cavitación.

Seguro que también te interesa:

¿Te ha gustado? Compártelo en las redes sociales:
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone