Motivos principales por los que rompen las parejas en España

Según el informe realizado por el IPF (Instituto de Política Familiar) de Nupcialidad y Ruptura en España 2015, el año pasado hubo 105.800 rupturas familiares, un 5’4% más que en el año 2013. De estas rupturas, el 50% eran matrimonios con una duración de entre 5 y 10 años, y 6 de cada 10 tienen hijos. Estas cifras sitúan a España como uno de los países de la UE con mayor tasa de ruptura por matrimonio. Si bien es cierto que la modificación de las leyes en beneficio del divorcio express ha podido influir en las cifras, el número de rupturas crece paulatinamente desde la legalización del divorcio en 1981. ¿A qué se debe este incremento?

¿Cuáles son los motivos que conducen a que una pareja decida romper?

Según Rosa Collado, reconocida sexóloga del centro Álava Reyes de Madrid, todo nace por una falta de comunicación entre la pareja. De hecho, no resulta nada extraño haber tenido más de un malentendido por esta causa en más de una ocasión. Esperar a que uno diga lo que queremos y como queremos suele ser nido de muchas discusiones.

El verdadero problema surge cuando, en vez de dialogar e intentar comprenderse, la pareja arremete uno contra el otro con expresiones ofensivas e irrespetuosas. En ese caso, la mejor opción para llegar a un entendimiento es recurrir a la terapia de pareja.

La falta de comunicación puede derivar a otros problemas significativos

Anfruns Nomen, responsable del Área Clínica del Institut Gomà, apunta que la escasez sexual deteriora la relación de pareja. Añade que no se basa en una cuestión de cantidad, sino de calidad en la complicidad entre sus componentes. A menudo, la rutina ahoga la pasión y no tratar de reconducirlo puede comportar a que uno o los dos miembros se decanten a cometer una infidelidad. Para evitarlo, resulta necesario exponer el problema y hablar sobre cuáles han podido ser los motivos y encontrar la solución de volver a ser un equipo.

Por último, y no menos importante, es imprescindible que la pareja conozca en qué punto se encuentra. Hay que saber que cada uno tiene un ritmo a la hora de comprometerse y formalizar una relación de pareja.

Mientras que unos se apresuran en oficializar un proyecto común, otros quizás necesitan más tiempo para comprometerse. Por eso, es tan importante expresar y, sobre todo escuchar, lo que cada uno espera del otro y lo que está dispuesto a aportar. A veces, pensamos erróneamente que más vale callar lo que realmente sentimos por temor a dañar las emociones del otro.

Pensar antes que hablar y hablar antes que actuar

En conclusión, muchas de las rupturas vienen causadas por falta de comunicación. En otras palabras, la pareja debe ser una unión basada en el mutuo entendimiento. Para que eso ocurra, ambas partes deben estar dispuestas a expresarse con sinceridad y escucharse con interés. Si, aun así, no consiguen ese propósito, otro punto de vista de un profesional puede resultar de gran ayuda para solucionar un problema que seguro que tiene solución.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*