La mejor forma de estructurar un e-commerce

De la estructura de tu e-commerce puede depender el éxito del mismo. Al igual que en una tienda física la ubicación y disposición de los productos afecta a los hábitos de consumo, en una tienda online es imprescindible que los clientes encuentren fácilmente lo que buscan y que sea atractivo para la vista.

Por eso te damos algunos tips o consejos que te ayudarán a que tu e-commerce sea atractivo y sobre todo, efectivo.

¿Cómo estructurar correctamente un e-commerce?

Balance:

Debes poner la cantidad de información adecuada en cada página. El consumidor necesita la información sobre el producto, pero si es demasiada, no encontrará con facilidad lo que necesita y se distraerá. De la misma manera, no es aconsejable que por mantener un diseño minimalista de la web, no se ofrezca la información imprescindible del producto.

Relevancia:

Trata de responder a las preguntas básicas que se realizará el consumidor: ¿dónde estás? ¿ofreces lo que el consumidor está buscando? ¿cuánto cuestan los productos? ¿cómo es el proceso de compra?

Categorización:

Establece categorías simples e intuitivas para que el consumidor pueda encontrar fácilmente el producto que busca. Por ejemplo, si tienes una tienda de ropa de niños y bebés, puedes realizar categorías simples como “niño”, “niña” y “bebés” o establecer categorías más específicas como “ropa de bautizo para bebé” o “vestidos niña”.

Fácil navegación:

Si tu consumidor se siente perdido en la tienda online, se irá rápidamente sin realizar la compra. Un menú por categorías, un buscador de productos adecuado y botones bien visibles de “Añadir al carrito” o “Finalizar la compra” ayudarán al consumidor a encontrar lo que desea con facilidad y finalizar el proceso de compra.

¿Cómor hacer que el contenido se vea mejor?

Menú de navegación:
Ofrece los ítems más relevantes en el menú principal y utiliza submenús o menús de segunda nivel para guiar al consumidor. Un menú complejo dificultará la navegación además de dañar el diseño del sitio.

Títulos:
Establece títulos de distintos niveles para que el consumidor pueda ver desde el inicio lo que ofreces y dónde encontrar lo que busca.

Descripciones:
Presenta la información de manera ordenada y concisa, para que el cliente pueda leer con facilidad toda la información sobre el producto. Utiliza bloques de texto o negritas para hacer más fácil la lectura.

Columnas:
Utiliza las columnas para aligerar visualmente la página y dinamizar la lectura. Genera bloques del mismo tamaño, ya sean imágenes o texto.

Errores que debes evitar al estructurar un e-commerce

Ofrecer demasiados productos:

Existe una mayor tasa de conversión, es decir, más ventas, cuando ofrecemos menos opciones.

Desequilibrio entre las imágenes y el texto:

Las imágenes atractivas del producto son relevantes para el consumidor, sin embargo, es imprescindible mantener un equilibrio con la descripción textual del mismo, ya que una buena descripción favorece la compra.

Disposición vertical de los productos:

Es recomendable estructurar los productos con una disposición horizontal, ya que según los estudios, esto favorece la compra de más de un producto por fila, al contrario que la disposición vertical.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*